Tu coche también puede ahorrar combustible en invierno.

Aunque el frío aumente el consumo de combustible, te damos pistas para que lo mantengas a raya.

ahorrar-gasolina-en-invierno-adautomotor

¿Qué ocurre en invierno con el consumo de combustible de tu coche? Tal y como te temías, el beneficio de los meses de calor sobre el ahorro de gasolina dará paso al efecto contrario. Efectivamente, el clima y las condiciones de conducción en los meses más fríos afectarán negativamente al ahorro de gasolina.

Uno de los factores que aumentan el consumo de carburante durante estos meses es la temperatura a la que se encuentran los lubricantes del motor, caja de cambios o grupos de transmisión en el momento de arrancar el coche. Como esa temperatura es baja, su viscosidad es mayor que en verano y se requiere una mayor cantidad de energía para moverlos. Por tanto, el vehículo consume más combustible.

Un coche que esté aparcado en un garaje en invierno consumirá menos carburante en el arranque que otro estacionado en la calle, tan solo por el efecto de la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior.

Te dejamos algunas recomendaciones que te ayudarán a ahorrar combustible en invierno y contrarrestar los efectos del clima.

fuel-economy-adautomotor

– Disminuye en lo posible los recorridos cortos: 

Como no permiten alcanzar una temperatura óptima de funcionamiento, el consumo aumenta.

– Utiliza el menor tiempo posible la calefacción:

En esta categoría entran el climatizador, los sistemas antiempañado de los parabrisas y los asientos calefactados, entre otros. Consumen energía y afectan al consumo.

– El aire del invierno te frena:

Ten en cuenta que el aire frío produce una mayor resistencia aerodinámica porque es más denso que el caliente, por lo que, a la misma velocidad, tu vehículo consumirá más que en verano.

– Reduce en lo posible los elementos externos:

Como la aerodinámica en invierno no te favorece, lo más sensato es eliminar los accesorios que la alteran, tales como los portaequipajes externos, si no los vas a utilizar. Utilizar estos objetos restará eficacia a la aerodinámica del coche y aumentarán el consumo de combustible.

– Verifica la presión de los neumáticos:

En invierno se enfría el aire de su interior, por eso debes controlar la presión. Si ésta no es la adecuada,aumentará el rozamiento con el suelo y, con él, el consumo de gasolina.

– Huye de los climas extremos:

Las carreteras congeladas o cubiertas de nieve y los días lluviosos restan agarre a los neumáticos, que también produce un mayor consumo de energía y, por tanto, de carburante. Además, evitar salir en ese tipo de días aumentará tu seguridad.

Ya sabes que uno de los factores que ayuda a que tu coche ahorre gasolina es emplear un aceite de motor adecuado y de calidad. Si incluyes este tipo de lubricantes en las revisiones periódicas también conseguirás que la vida útil de tu vehículo aumente y evitarás costosas averías.

 

 

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.