Qué averías producen los atascos en los coches

Embrague, frenos, filtro del aire, sistema de refrigeración y caja de cambios son los elementos más susceptibles a sufrir daños.

 

atasco-madrid-adautomotor

Las retenciones diarias que sufren los vehículos suponen un continuo desgaste que acaba pasando factura. Al cabo del año cada conductor frena y reinicia la marcha unas 18.000 veces.

Así, una de las averías que provoca este esfuerzo suele aparecer en el embrague. En una hora de atasco, los conductores realizan más cambios de marcha que recorriendo más de 1.000 kilómetros por autopista.

Con el fin de que este elemento sufra lo menos posible, los expertos aconsejan acelerar con suavidad, sin superar las 1.2000 rpm. Además, no es recomendable estar parado con la primera velocidad puesta y es aconsejable pisar a fondo el embrague cuando se cambia de marcha.

En lo que se refiere a los frenos, no es bueno frenar en el último momento ya que el desgaste que se produce en las pastillas y los discos de freno aumenta el 40%. Por ello, cuando haya embotellamientos, es necesario ajustar la velocidad al coche que haya delante.

Asimismo, la caja de cambios manual también suele sufrir fallos, apareciendo holguras en los engranajes, problemas en las varillas de cambio y desgaste en los sincronizadores.

Por otro lado, durante las retenciones es habitual que el hollín y el polvo generado entren con más facilidad en el coche, motivo por el que los filtros se ensucian con más rapidez y, por tanto, entra menos aire limpio al motor para la combustión.

Por último, las posibilidades de sufrir un calentón en estas circunstancias aumentan, ya que los vehículos no avanzan a una velocidad suficientemente alta como para que el aire que entra por la parrilla frontal ayude a refrigerar el motor. En el caso de estar parados, el sistema de refrigeración puede sobrecalentarse.

 

Etiquetas:

1 pensamiento sobre “Qué averías producen los atascos en los coches”

  1. ¡Muy buen artículo!

    Me parece que la mayor parte de la gente que conduce cada día para ir al trabajo, por ejemplo, no saben prácticamente nada sobre mecánica. No sería un problema de no ser porque no conocer tu coche, sus pilotos de aviso o sus averías más corrientes puede llegar a ser peligroso. Si algo va mal hay que parar, no sería la primera vez (ni la 1 millón) que un coche arde en mitad de la carretera por un mal uso del conductor 🙁

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.