¿Puede un coche incendiarse por una avería?

Causas que  puede provocar el incendio de un coche

No es frecuente. Pero no quiere decir que no pueda pasar. Hablamos de que un coche salga ardiendo por circunstancias que en principio no deberían provocar un incendio como pueden ser fallos de fabricación, o mantenimientos inadecuados.

Situaciones que, por extraño que pueda parecer, pueden originar que un vehículo salga en llamas. Aunque, eso sí, son problemas del todo evitables en la mayoría de casos, al menos en los casos en que se sabe el origen del mismo.

Dentro de todos los componentes de un vehículo, hay algunos más susceptibles de alcanzar mayores temperaturas y, por tanto, de provocar un incendio. Quizá en el que todos pensamos es el motor, que sobre todo en verano puede alcanzar temperaturas realmente elevadas. Para refrigerarlo están otras piezas como el electroventilador y diferentes componentes. Un fallo en cualquier del sistema podría provocar que un vehículo pueda quedar calcinado.

Se han detectados fallos de fabricación  por el que un fusible podía originar un cortocircuito y sobrecalentar el coche hasta incendiarlo, motivo por el cual las marcas pueden llamar a revisión.

Los motores modernos funcionan a mayor temperatura

Aunque cada caso tendría que evaluarse por separado y determinar las causas exactas, a modo general sí que se puede inferir una razón de por qué un coche puede salir ardiendo por culpa del motor. Los expertos apuntan a que los motores actuales tienen un rango de funcionamiento idóneo a mayor temperatura, con el objetivo de reducir el consumo, emisiones y ofrecer mayor rendimiento. E incluso esta circunstancia se agrava en los vehículos con motor diésel, que deben tratar los gases del tubo de escape a mayor temperatura para entrar en los parámetros permitidos de emisiones contaminantes. Por este motivo, los departamentos de ingeniería de las marcas siguen buscando soluciones para que piezas como el filtro antipartículas reduzca su temperatura de funcionamiento, que en algunos casos puede alcanzar nada menos que los 900 grados centígrados y ser un potencial peligro de incendio.

Más de 500 incendios en el primer semestre de 2019

Los datos son llamativos: se han contabilizado más de 500 expedientes por incendio en los primeros seis meses de 2019. Y si se tiene en cuenta que la mayoría se concentraron en junio, cuando España sufrió una intensa ola de calor, se apunta a la “falta de revisiones y mantenimiento” como causa de los mismos.

Los coches diésel están más expuestos, al tratar los gases del tubo de escape a mayor temperatura para reducir las emisiones contaminantes.

La buena noticia es que muchos de estos problemas son evitables con sencillas recomendaciones:

  • Llevar el coche a las máximas prestaciones cuando la temperatura ambiente supere los 30 grados no es en absoluto recomendable, porque aunque las piezas más expuestas a estos problemas están bastante protegidas, cualquier desgaste o falta de mantenimiento puede suponer un peligro.
  • Emplear nuevos materiales en sustitución del apantallamiento de aluminio. Pero eso implicaría convencer a los fabricantes y concienciarles de este peligro, a costa de encarecer el precio del vehículo. Cosa que no parece que estén demasiado por la labor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.