Saltar al contenido

Diferencias en el sistema de encendido de los motores diésel y gasolina

El sistema de encendido del motor se encarga de proporcionar al motor de combustión la energía que requiere para los ciclos de funcionamiento, admisión, compresión explosión y escape. Asimismo, se encarga de almacenar y producir energía eléctrica por medio de baterías y el alternador. En el caso de los motores diésel el combustible se envía a través de bombas de inyección y el encendido se da por compresión de la mezcla, en los motores gasolina se producen chispas en la cámara de combustión.

 

Sistema de encendido en los motores diésel.

En este tipo de motores, el combustible se quema de forma natural como consecuencia de la presión. Si un gas se comprime, este aumenta de temperatura. Además, al contener un combustible e incrementar la presión, la temperatura sube hasta convertir la mezcla en inflamable y provocar que arda ya que las mecánicas diésel tienen un alto grado de compresión para iniciar este proceso.

 

En los motores diésel, algo que también ocurre con los gasolina, arrancan a través de un motor eléctrico, iniciando el ciclo de ignición por compresión. Cuando los climas son fríos, se hace más difícil el arranque ya que la temperatura no es la más adecuada para encender el combustible. Esto hace necesario la colocación de calentadores que se alimentan por la batería y se encienden varios segundos antes del arranque.

 

Sistema de encendido en los motores gasolina.

Los sistemas actuales son electrónicos, en los que una unidad de mando electrónica (Ecu) es la responsable de realizar el proceso casi al completo. Las bobinas, se colocan directamente sobre cada bujía, ya sea de forma independiente o integradas en un módulo. A diferencia de los sistemas de encendido más antiguos, los modernos ya no contienen elementos como los platinos o el distribuidor. La Ecu, por tanto, es la encargada de moderar la ruptura y el tiempo en el que se alimenta la bobina.

 

Calentadores y bujías.

Los calentadores se emplean en los vehículos diésel y aportan al motor el calor que requieren para el arranque, manteniéndolo caliente en la fase fría. Una pieza de calidad proporciona un menor consumo de combustible y una reducción del 40% en emisiones contaminantes. Asimismo, prolonga la vida útil de la batería y del motor de arranque.

En lo que respecta a las bujías, en los motores gasolina hacen que la corriente eléctrica que produce el sistema de encendido salte una chispa entre los electrodos, lo que inicia la combustión de la mezcla de aire y combustible que mueve los pistones y provoca el funcionamiento del motor. Las bujías modernas soportan alrededor de 60.000 kilómetros antes de ser sustituidas y también se encargan de proteger al motor y al catalizador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies