Luces de emergencia V 16

Desde hace algo más de un año Hasta el momento, la manera correcta era colocar los triángulos de emergencia por delante y por detrás del coche, con un mínimo de 50 metros de distancia entre el triángulo y el coche parado. De esta manera los otros vehículos pueden ver la señal con tiempo y hacer las maniobras necesarias para evitar un accidente.

El problema que se plantea es, que para colocar los triángulos hay que salir del vehículo. Esto supone un riesgo considerable, aunque el conductor tenga que llevar de manera obligatoria el chaleco reflectante. Hay que evitar poner en riesgo a las personas una vez abandonen el vehículo, así que se ha desarrollado una solución más efectiva para señalizar.

La luz de emergencia V-16 va a entrar en la normativa de la DGT y será el elemento de señalización que sustituirá a los triángulos de emergencia. Se trata de una luz que se coloca sobre el techo del vehículo y que lanza destellos luminosos que pueden verse desde un kilómetro de distancia. Una manera práctica para señalizar el coche cuando está detenido poniendo en menor riesgo a los ocupantes, que no han de abandonar el vehículo hasta que llegue la asistencia en carretera.

Estos dispositivos ya son comunes en otros países, que han prohibido la señalización con triángulos de emergencia. La luz V-16 entrará en la nueva normativa que aprobará la DGT a principios de 2021. No valdrá cualquier luz de señalización, ya que tendrán que estar homologadas.

Así debe ser la luz de emergencia V-16

  • El dispositivo debe de tener una luz de color amarillo auto, que sea visible y que se reconozca como luz de emergencia.
  • El sistema óptico del dispositivo debe de tener capacidad de cubrir un ángulo de visibilidad de 360º en horizontal y en vertical un mínimo de 8 grados por arriba y por abajo.
  • La intensidad lumínica ha de ser de grado 0, es decir, entre 40 y 80 candelas efectivas en en los 8º por encima o por debajo ha de tener como mínimo 25 candelas. Esta intensidad ha de mantenerse al menos durante 30 minutos.
  • El dispositivo debe poder mantenerse sobre una superficie sin moverse y no desplazarse por causa del viento. Para ello se utiliza un imán que lo fije al techo del coche o a un punto exterior del vehículo donde pueda verse sin problemas en un ángulo de 360º.
  • La frecuencia de destello debe encontrarse entre los 0.8 y los 2 Hz.
  • El dispositivo debe de funcionar entre los -10º y los 50º C.
  • El dispositivo debe tener una fuente de alimentación por batería que permita su uso durante 18 meses. En el caso de un dispositivo con una batería recargable, se considera igual que si se utilizara con pilas, siempre y cuando se pueda recargar en el propio vehículo. Aunque el uso de estos dispositivos se aprobará este próximo año, los triángulos se podrán seguir utilizando al menos hasta el año 2024. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.