Saltar al contenido

El líquido de frenos el gran olvidado

Es el  fluido que se encarga de transmitir la presión ejercida en el pedal del freno hasta el mecanismo de frenado de las ruedas.

Un buen líquido de frenos debe estar homologado, siguiendo los criterios de cada fabricante y país además debe tener una serie de propiedades tales como:

Mantener su viscosidad tanto con temperaturas altas como con temperaturas bajas.

Ser compatible con los diferentes materiales caucho o goma del sistema  para evitar hinchamiento, ablandamiento o rotura.

No permitir la corrosión o el ataque químico a partes metálicas del sistema de frenado.

Mantener un punto de ebullición alto, no debe hervir, la resistencia a la temperatura de un líquido se define según la clasificación «DOT» (Departament of Traffic), cuánto más alto sea este número mayor será la resistencia al calor: DOT 4 – DOT 5.1 > 260°C

El líquido de frenos va perdiendo propiedades con el paso del tiempo, el calor, el frío, la humedad ambiental y la contaminación con residuos del sistema al circular por el, lo que afecta al funcionamiento en general del sistema.

El exceso de temperatura es el peor enemigo ya que puede provocar la evaporación y la invasión en el circuito hidráulico del aire comprimido, lo que ocasiona un recorrido esponjoso del pedal de freno.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies